jueves, 30 de enero de 2014

La Comuna…un aire recuperado

Aquarela Padilla
@aquareladelsol

Comuna Luisa Cáceres de Arismendi

 
Platanal de la Comuna
Aquí las distancias se miden distinto, habría que acostumbrarse a estas maneras del tiempo; queremos insistir en extender la mirada porque algún secreto debe guardar la quietud de tanto horizonte, no nos cabe llanura en los ojos, ni lluvia en el pecho, nos hemos comido las horas como gajos de mandarina, una tras otra por la carretera, hasta el encuentro. En medio de la tierra y colmando un espacio de color nace el árbol de Pomalaka, entre el fucsia de sus flores que laten bajo nuestros pies, y ese aire de llanura en pie de monte, conocimos a los responsables de la algarabía resonante de estos lares, los comuneros y comuneras de Luisa Cáceres de Arismendi, Comuna que forma parte de la Ciudad Comunal Francisco de Miranda en Portuguesa.
El café que nos ofrecen es un rito para iniciar la jornada, así, tinto entre las manos, humo en las narices, comenzamos a conocer lo que aquí nace; en cada casa hay un patio que produce alimento, en cada esquina un árbol haciendo espejo en su sombra, sus arrozales hieren los ojos por inabarcables.



**
Ney Sánchez
Nei es un hombre que madruga, lo dice su acento, empieza a narrarnos la comuna, y cuando habla de ella habla de sí, y de los otros, habla de su familia, de los hijos que besa dormidos cuando se cierra el día. Dice Nei que Luisa Cáceres se llama así porque el 80% de los miembros de la organización son mujeres, y que ganaron el nombre por mayoría. Tan seguro esta Nei de lo que cuenta que las manos se le pierden en cada párrafo y vuelven a su sitio después de una pausa, deja soltar frases que pesan, que no se dejan colar, “autogobierno” dice, “superar las alcaldías”, “la participación directa del pueblo”, entonces todo el esfuerzo que ha costado la construcción ha valido la pena, a pesar de la negligencia, la complicidad y el saboteo de algunos funcionarios y lideres escogidos electoralmente.
Los comuneros no dudan de su posición política, no hay tiempo para eso, todos argumentan la denuncia con la rabia de quien se sabe razón y justicia, el legado del comandante es más fuerte que cualquier oportunismo, y por eso siguen votando por candidatos de papel cuando les toca, porque saben que el camino no es ese sino lo sufrido codo a codo con su clan. Si algo debe contarse de la historia del chavismo es esta fidelidad a la idea, es esta apuesta a la esperanza, aquí es donde se cocina el enfrentamiento cara a cara entre el que lo tiene todo y el que vende su cosecha a locha para los zapatos de la escuela del carajito; no ha dejado de ser así en Revolución, la Guardia Nacional sigue siendo instrumento represivo contra el campesino, el crédito lo sigue teniendo el patrón, ciertos dirigentes se lavan las manos, cómplices, luego se toman la foto para la posteridad; la gente sigue creyendo en Chávez…no hay pueblo vencido.
**


Comuneras y comuneros

La corriente Bolívar y Zamora tuvo que ver con esta organización; pero antes, en el 2006, ya empezaron a formarse los Consejos Comunales “nacimos sin formación, fue el Comandante que quería la organización del pueblo, nacimos con 30.000bs, eso fue un error; con eso hicimos un pasillo a la escuela y un techo con platabanda al pre-escolar; pero vimos la necesidad de formarnos, de hacer contraloría social. La deficiencia que tienen los CC es que no todos estamos ganados para esta construcción, los partidos políticos también nos dividen”. Luego llegó la gente de la corriente con su experiencia desde Apure, entonces conformaron en asamblea la comisión promotora de la comuna. Paralelo a este proceso de autogobierno, el gobierno oficial creaba los circuitos comunales, con una determinación geográfica distinta a las decididas por el pueblo y una figura jurídica que impedía el manejo directo de los recursos a través de los CC.
Hoy Luisa Cáceres de Arismendi es una de las comunas agrícolas más productivas del país; si la Patria fuera un cuerpo San Genaro sería la boca…ocumo, lechoza, plátano, yuca, cebolla, arroz, maíz y tomate son parte de los 27 rubros que se dan en las 8.000 hectáreas que cubre La Comuna, calculan que diariamente se producen 40 toneladas de comida, que van a parar a los anaqueles de las cadenas de supermercado con un precio tres veces mayor de lo pagado al campesino “hay que darle un vuelco a ese viejo paradigma que está desde hace 50 años atrás, hay que cambiarlo con las Empresas de Producción Social; intercambiar, llevarle esta yuca a las comunas, romper con las cadena del intermediario y el capitalista” dice Nei.
Parte de la problemática a resolver es que las unidades de suministros y los centros de acopio más cercanos están en Acarigua o en Guanare, por eso trasladar la cosecha es tan costoso; por otro lado están los insumos que deben ser garantizados por Agropatria, pero que llegan después de avanzado el ciclo de la siembra.




**
Una bandera hondeando en el cielo puede significar muchas cosas, pero en el estirar de la mirada esos tres colores son un signo, lo señala con la mano una sobreviviente…Ella llegó hace 20 años huyendo de la guerra, allá vio morir a sus hermanos, el fuego todavía lo lleva en las manos, también dice llevar en el pecho el ruido que deja el horror, porque sus hermanos son todo un pueblo, todo un país en llamas. Cada vez que dice Colombia se le hace un guarapo en los ojos, la muerte no le da tregua a la memoria, Ella es su historia, un retrato vivo de la masacre, militó en la Unión Patriótica, camarada de Gaitán y de Bolívar, camarada de Chávez con quien se reunió en los montes antes del Por ahora. “Fui despatriada, sufrí la guerra, tengo 40 años de ser de izquierda y seguí mi rumbo, fui perseguida por el Uribe cuando era gobernador, él ha sido directamente el jefe de los paramilitares y esa es la raíz principal de todos los asesinatos que hubo en Colombia; y de Santos también, porque él fue su ministro de defensa, asesinaron a Colombia, asesinaron a los pobres, al campesino, al humilde…Todos esos muertes los debe Uribe, ese fue peor que Pinochet, la burguesía colombiana son 300 familias pero muy poderosas; la gente también es muy valiente, yo conocí a gente que no se rindió nunca”.


Ella sabe que todo nacimiento cuesta y que en los tratos de la clandestinidad La Comuna es un respiro, un aire recuperado, finalmente siempre defendió la misma semilla “apenas son 14 años, es como cuando una pare un niño y empieza a mirar cómo se para, así esta Venezuela, allá en Colombia son 65 años de lucha, el Comandante es lo mejor que ha pasado después de 200 años que Bolívar estuvo, nació Chávez y llegó a todo el mundo, a los niños, a los viejos, recuperó la historia y nos rompió el corazón cuando partió”.
Para cuidar su vida no decimos su nombre, importa su templanza, “la abuela” la llaman las mujeres de la comuna, juntas y abrazadas nos muestran la llanura, nos dan señas de una sabiduría sin medalla, dicen que la guerra sólo se gana con la barriga llena, y que por eso cada vez que riegan la tierra cumplen el legado, y por eso cada vez que cargan en la cadera a los nietos se sienten revolución. 

Fotos: Gustavo Lagarde

1 comentario:

  1. Saludos Aquarela, existe una traducción al fracés de este excelente artículo tuyo por acá http://venezuelainfos.wordpress.com/2014/02/01/un-souffle-repris/
    Gracias
    Venezuela Infos

    ResponderEliminar